01

 

Creo que es la palabra que mejor define mi trabajo.
Ya sea una sesión de embarazo, de familia o de bebés busco siempre esa complicidad que me permita capturar la esencia de cada momento.

 

Sesiones de embarazo

Las suelo realizar en exteriores durante el atardecer o el amanecer aprovechando esa luz tan suave y mágica.
Son fotografías que transmiten toda la sensibilidad la mamá con su bebé aún en la barriguita. Lo ideal es hacerlas a partir del sexto mes de embarazo.
No solo fotografío a la futura mamá sino también al papá, una parte muy importante de esta preciosa etapa.
Estoy abierto a cualquier idea para hacer las fotos más especiales si cabe. Fotos bajo el agua o en algún lugar que te parezca original, sesión en lencería, etc.

Sesiones infantiles y de bebes

Lo más importante es que los niños se diviertan durante la sesión y que la recuerden no solo por las fotos sino por lo bien que se lo pasaron.
En el caso de los bebés procuro que se sientan seguros con sus madres y que no cambien su rutina. Adapto la sesión para que se sientan cómodos y todo fluya de la forma más natural posible.
No trato de poner al bebé en poses imposibles ni necesito que esté toda la sesión dormido, se trata de buscar los momentos auténticos y así conseguir imágenes tiernas con las que la mamá se sienta identificada al verlas.
Al no ser de esas fotografías en las que se necesita que el bebé no se despierte, los padres no solo van a estar presentes durante toda la sesión sino que van a ser una parte importante de ella.
En función de la época y la temperatura exterior ya decidimos si las fotos las hacemos en vuestra propia casa, en exteriores o en mi casa-estudio de luz natural.

Sesiones de familia

Podéis decidir si queréis una sesión en exterior con vuestra familia o si preferís un reportaje fotoperiodístico.
La primera opción es la que llevo realizando mucho tiempo. Decidimos una localización interesante para las fotos y estamos unas dos-tres horas realizando algún tipo de actividad que involucre a toda la familia y de esta forma las fotos sean dinámicas, naturales y muy divertidas.
La segunda opción es muy novedosa en España pero cada vez más familias deciden hacerla y el resultado es espectacular.
Se trata de un reportaje que puede durar unas 6 horas o más ya que no se trata de una sesión de familia normal sino que os acompaño en vuestro día a día para capturar esas imágenes tan auténticas de vuestra familia que de otra forma sería imposible.
La clave está en pasar unas cuantas horas juntos y dejar que todo vaya sucediendo. El resultado son fotos creativas, emotivas y muy naturales.
Normalmente empiezo haciendo fotos en la casa mientras los niños juegan, ayudan a cocinar, se visten, ríen, se pelean… y otros muchos momentos que podéis preparar de antemano como guerra de almohadas en la cama, salir a pasear al perro, jugar a la pelota en el jardín, ir a la playa y navegar con canoa, bañar entre todos al bebé de la casa, pintar una habitación de colores, hacer manualidades… hay infinitas actividades tanto dentro como fuera de la casa que nos van a proporcionar un reportaje que sin duda vais a conservar toda la vida como un pequeño tesoro.


Si estás interesado en cualquiera de estas sesiones o me quieres proponer cualquier otra escríbeme desde el apartado “Contacto”